Un sueño con Thomas Cook
Thomas Cook

06:00AM de la mañana, observo mi reloj, me rodea un amanecer frio, un cielo algo nublado y los cuadros de Joan Alfaro dentro del aeropuerto, todo esto, da a mi nerviosa espera, una sutil comodidad.

Desciende sobre el valle de Cajamarca, la gran ave de acero, noto al personal moverse con precisión de un reloj suizo. Aquí y allá atienden a esos rostros alegres de los recién llegados, veo a Thomas quizás el único con la seriedad típica de lord inglés, que lo resalta entre todos.

Tengo su nombre en mi pizarrita, serio y adusto se dirige a donde estoy, me observa con determinación, casi, como la curiosidad que yo tengo sobre su reloj de bolsillo, aquel, que extrajo de su chaleco. (longiness de oro – un clásico – pienso).

Desayunamos en el hotel, le gusta mucho el café, le informo que es de Jaén, considerado uno de los mejores del mundo, I know (lo sé- dice), trozos generosos de queso, jamón serrano, pan de piso, mantequilla y yogurt. Le complace, lo noto, sonríe, (debo recordar felicitar a Karl – el cheff).

Margarita, me informa que ha considerado para el almuerzo trucha ahumada en salsa blanca, y chicharrón de cerdo a las finas yerbas, el maridaje (la elección del vino) será elegido por Thomas.

Salimos raudos en dirección al centro, y alcanzamos a ver a Romina Malaver, entrenando un brioso potro, un hermoso alazán, está en las mejores manos seguro será un campeón, mi invitado levanta una ceja con sorpresa, él pensó que solo teníamos caballos de paso fino.

La troupe de ciclistas, van en sentido contrario, reconozco a David y Arnold quizás unos veinte más, pararan en Otuzco, y luego de hidratarse siguiendo el rio llegaran a Baños del Inca y seguirán a Llacanora, lo sé bien estas y otras rutas son también de mi agrado.

Salgo de Hoyos Rubio, y me dirijo a la derecha por la vía, Thomas me pregunta por el Open Plaza, le explico que es un centro comercial, tenemos además Real Plaza y el Quinde, no olvidó mencionar Metro de Chontapaccha, le explico que en la ciudad es posible, comprar lo que se desee, caigo en cuenta ahora que somos una metrópoli.

Thomas, dice estar itchy feet por ver la plaza mayor, con acierto llegamos pronto, la experiencia evito que tome la ruta recta, suena claramente el sonido de 08 clarineros, quienes, viniendo de cada esquina de la plaza, se juntan en el centro, Julio Zamora le obsequie a Thomas una caja de madera, en el interior, su ensayo, cds de música y una foto dedicada.

Mientras Julio, y los clarineros se despiden, van sonando notas de guitarra, requinto y si señores laúd, jóvenes danzantes, se acercan suenan castañuelas y al compás de una Tuna, se recrea delante de nuestros lo que somos, una cultura enriquecida de tradiciones, Cuismango, Tahuantinsuyo y España.

Iniciamos en el Cuarto del Rescate, La Catedral y luego San Francisco, el barroco (plateresco sería más preciso), le entusiasma, él fue clérigo, los templos le atraen, los niveles de detalle, el uso de tímpanos, frisos, columnas abalaustradas, lo obligan a sonreír, la sonrisa del que disfruta la historia y la leyenda, que son hoyas y herencia de nuestro glorioso pasado.

San Antonio de Cajamarca es la segunda ciudad creada por los españoles, pero es la única en la que aún persiste su capilla, si hubiera alguna duda, recordad que el templo de San Lucas de Colan en Piura es de 1936, la llegada de Pizarro a Cajamarca es de 1532, el templo de San Francisco es el mismo donde se enterró a Atahualpa después de su ejecución.

El pan de oro de los altares, las pinturas de la escuela de Quito y del Cuzco, con sus codificados indicadores, por permiso especial pudimos observar el santísimo original, no hay orfebrería comparable.

Pregunta de todo y, sobre todo, sospecho que conoce con antelación las respuestas, el reloj solar sobre la pared lateral de la catedral, los escudos, el porqué de las torres sin terminar, las inscripciones en las campanas, y el material de que esta construidos los templos.

Me preguntan si aún se cometen errores de lenguaje al decir Plaza de Armas, por Plaza Mayor, o Iglesia por Templo, tengo que admitir que sí, y me recuerda que él tuvo que elaborar un libro guía de 60 páginas para un solo destino.

Somos interrumpidos por un curioso y desenfadado colibrí, me mira y me pide ir al valle del Korequenque o Kuriquikitica, el ave sagrada cuyas plumas en las Mascaypacha, identifican al Inca.

Recuerdo el gran trabajo de los iniciadores del Bird Watching Miguel Angel Arellano a la cabeza, y que ha permitido posicionar a la región en un destino privilegiado para esta actividad turística.

Sé que hay un museo de taxidermia en la Universidad Nacional de Cajamarca, y que existe un museo arqueológico hoy cerrado donde su mayor defensora la arqueóloga Alicia Narro, no tiene aún el apoyo que debería.

Thomas Cook, mi invitado me mira serio, me pregunta sobre macuquinas, y extremófilos, sobre los chunchos, montegrande, yumagual, el cornelio, la lechuga, soy sorprendido por lo que sabe, un alud de preguntas, un deseo de poder responder mejor, tenemos que seguir trabajando… es seguro.

Lapidario me dice, recuerda el Tahuantisuyo nació en el Cuzco, el Perú nació en Cajamarca.

Silencio….

Dapi, dapi, otra vez dapi, dapi … mi menor hija Arlet, aun bebe, me sonríe, el sol entra por mi ventana fuerte, glorioso como recordándome mi sueño, sueño?, me pregunto, quizás reflexión.

Veo sorprendido en la mesa el reloj de oro, parpadeo… no, no es, no es aquel, no es el de Thomas, es el reloj de mi padre, ayer al venir a almorzar lo olvido, pienso en el sueño, Operador…. Thomas Cook, reloj….

Tenemos tiempo, podemos hacerlo mejor…, lo haremos.

Arturo Collantes Hoyos

Mundo Motriz - Venue-Mundo Empresarial CCPC
Hotel Tartar en Cajamarca

Más
artículos

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestra revista digital para mantenerse actualizado.

¡Muy bien!

Anunciando con nosotros

Podrá llegar a un gran número de clientes potenciales